Frío retrasa y calor acelera la recuperación