EDUQUEMOS JUNTOS A TU CORAZÓN

¿Has tenido un accidente cardiovascular o tienes algún familiar que lo haya sufrido?
En nuestro centro estamos comprometidos con la salud, por ello ampliamos nuestros servicios y creamos un área especialmente comprometida con las personas que hayan sufrido algún tipo de accidente cardiovascular.

EL PROGRAMA DE REHABILITACIÓN CARDIACA

  1. Evaluación inicial del riesgo coronario.
  2. Ingreso en el programa de rehabilitación cardiaca.
  3. Asignación del grupo.
  4. Charla inicial y educacional.
  5. Programa de ejercicios personalizado divididos por grupos.
  6. Alta del programa: pruebas complentarias e informe final.

OBJETIVOS DEL PROGRAMA

  1. Mejorar el estado físico, muscular y cardio respiratorio.
  2. Controlar los factores de riesgo cardioavascular o condiciones perjudiciales, tales como hipertensión arterial, colesterol, diabetes, tabaquismo, obesidad, estrés.
  3. Disminuir la ansiedad y la depresión
  4. Adquirir conocimiento sobre la enfermedad, reconocer complicaciones, orientar en los campos laboral, social y sexual.
  5. Control de signos y síntomas durante el ejercicio

REHABILITACIÓN CARDIACA FASE 2

En ésta fase se contempla la actuación a tres niveles:

  • Valoración cardiológica y actividad física a realizar.
  • Intervención psicológica.
  • Control dietético.

En la primera visita cardiológica se informa al paciente sobre el Programa de Rehabilitación y según el resultado del control clínico y de la Prueba Electrocardiográfica de Esfuerzo, se incluye al paciente en un determinado grupo de riesgo.

Prueba electrocardigráfica de esfuerzo. INSCOR.

La Información del Programa consiste en:

  • Objetivos y beneficios de la Rehabilitación Cardiaca.
  • Control de los factores de riesgo coronario.
  • Supervisión del programa por cardiólogos, L.C.C.A.F.D. y fisioterapeutas,
  • Prueba electrocardiográfica de esfuerzo inicial para la inclusión en un grupo de riesgo.
  • Información sobre el horario y duración del programa. ( 3 sesiones semanales durante 4-6 meses).
  • Para la clasificación del paciente en un determinado grupo de riesgo se tiene en cuenta:
    • Valoración clínica.
    • Resultado de la prueba de esfuerzo.

REHABILITACIÓN CARDIACA FASE 3

Finalizado el programa de rehabilitación global (fase II) y tratándose de un enfermedad crónica el seguimiento y asesoramiento del paciente debe durar toda la vida.

La actuación del Centro de rehabilitación en ésta fase se basa en:

  • Aconsejar y promover actividades físicas o deportivas, según el resultado de la valoración cardiológica efectuada en el momento del alta.
  • Seguimiento cardiológico.
  • Programa de ejercicio físico. (Grupos dirigidos por Licenciados en ciencias de la actividad física y el deporte)
  • Rehabilitación laboral.

¿QUÉ DEBO TENER EN CUENTA?

Por fin de alta…

Después de haber sufrido un proceso coronario ha llegado el momento de volver a casa y poco a poco volver a la actividad habitual.

Al sufrir un síndrome coronario agudo en cualquiera de sus formas (infarto/angina), debe saber que se trata de un episodio agudo dentro de un proceso crónico, como es la enfermedad aterosclerótica de las arterias coronarias. Es necesario que se conciencie de su enfermedad, además de cumplir el tratamiento indicado por su médico y llevar a cabo una serie de modificaciones en su hábito de vida para modificar sus factores de riesgo.

¿Qué debo saber?

Información: cuando se va de alta se le da un informe médico, en el que se dice el tratamiento y la dieta a seguir en casa. Preguntar en ese momento al médico cuantas dudas le surjan. Es aconsejable que en casa todas las preguntas que se fomrulen se las anoten para después en la primera revisión se las consulte a su médico.

Corrección de los factores de riesgo:

Es importantísimo que abandone totalmente el tabaco. Cualquier cigarro que se fume acusaría un serio daño a las arterias coronarias y haría inútil cualquier tratamiento prescrito por el médico.

Independientemente de los niveles de colesterol que se tenga es importante que se acostumbre a seguir una dieta sana y equilibrada, probre en grasas de origen animal.

  • Evite el sedentarismo. Deje un tiempo prudencial tras el alta y siempre que su médico no se lo haya desaconsejado, es fundamental que se mantenga activo. Siga rigurosamente el tratamiento prescrito, una vez superada la fase aguda, no existe inconveniente en reincorporarse a la actividad diaria habitual, tanto familiar, social y laboral siempre que no implique el uso de la fuerza.
  • Practique ejercicio físico regularmente. Hay que intentar entrenar de nuevo el corazón, practicando ejercicios aeróbicos suaves. Siempre con el consentimiento médico y bajo vigilancia los primeros días, hay que habituarse al menos a caminar. Inicialmente bastaría con pasear a “paso rápido” por lo menos media hora al día e ir aumentando progresivamente.
  • Evite el estrés. Aprenda a tomarse la vida con calma, al igual que los esfuerzos físicos desproporcionados el estrés emocional puede desestabilizar la enfermedad coronaria. Si es necesario aprenda técnicas de relajación, pasee, practique yoga…
  • No tenga miedo de reanudar sus relaciones sexuales. Reanudar las relaciones después de un infarto es una buena manera de alcanzar una percepción positiva de su salud y de mejorar su autoestima. Su médico le recomendará reanudarlas en unas semanas si no ha habido complicaciones. A pesar de ello, es normal tener miedo y que éste le impida preguntar sobre el tema. Tenga confianza y pregunte, no tema a que le prohíban a mantener relaciones sexuales. Antes de reanudarlas es conveniente haber empezado con otro tipo de ejercicio (andar). El esfuerzo cardiaco que requiere las relaciones sexuales es equivalente a subir dos pisos de escaleras.
  • Control de la tensión arterial. La sangre cuando sale de las arterias tiene una cierta presión. Cuando esta presión es alta existe un mayor riesgo de tener problemas coronarios. Si usted tiene la tensión alta debe adoptar ciertas medidas para que le ayuden a controlarla como: perder peso, evitar el consumo excesivo de alcohol, limitar la cantidad de sal en la comida, realizar ejercicio físico y evitar el estrés y si no es suficiente su médico le prescribirá algún medicamento eficaz para controlar su tensión arterial.

Debe reasumirse una vez pasada un par de semanas. Conducir no supone un gran ejercicio físico (solo aparcar si no es de dirección asistida) aunque es aconsejable evitar las “palizas” de viajes prolongados descansando cada dos horas como mínimo.

Consejos prácticos.

  • Lleve siempre el informe de su médico donde se describa su enfermedad y el tratamiento que esta tomando.
  • Evite la exposición prolongada al frío o al calor.
  • No se olvide nunca de sus medicamentos
  • Modificando los factores se disminuye en forma importante el riesgo cardiovascular aumentando así la expectativa y calidad de vida.